• Blog

También conocido como pez gladiador (científicamente “Xiphias gladius”), el pez espada se caracteriza por su boca larga y aplanada en forma de espada que utiliza como arma para defenderse de sus depredadores (orcas, majarros) y batir a sus presas. Puede llegar a medir 5 metros de longitud y pesar más de 540 kilogramos, siendo mayor el tamaño de las hembras. En ambos casos, el tronco es negro azulado y el vientre es de color plateado. Es un pez solitario -no se agrupa en bancos de peces- y alcanza grandes velocidades para conseguir alimento (atunes, merluza, peces voladores).

Características nutricionales

Su carne es de gran sabor y contiene muchas propiedades nutritivas. Es rico en vitamina B, C y D y ácido fólico. Asimismo, aporta gran cantidad de potasio, yodo, calcio, hierro y sodio. Es altamente recomendable ya que ayuda a nuestro sistema nervioso y a la correcta contracción y relajación muscular.

La carne del pez espada congelado es una fuente importante de vitamina B 12, beneficiosa para reforzar nuestro sistema inmunitario y frente a algunas patologías como la anemia e, incluso, el Alzheimer. Es uno de los pescados más nutritivos, con mayor aporte energético y proteínico y, además, encabeza la lista de alimentos con menos calorías.

Curiosidades

El pez espada tiene preferencias por aguas templadas y zonas donde la temperatura exterior supera los 15 grados, aunque es una especie migratoria y, en ocasiones, se le ha visto en aguas frías. Esto es posible ya que es ectotérmico y tiene la capacidad de elevar la temperatura de sus ojos y de su cerebro para mantener su calor corporal y ver mejor.

Recomendaciones y recetas

Si quieres una receta sana, rápida y fácil de cocinar a base de pescado congelado te presentamos el pez espada con salsa de almendras. Para prepararlo, necesitarás 2 filetes de pez espada congelado, 100 gramos de almendras trituradas, 500 gramos de almejas congeladas, cebolla, vino blanco, ajo, perejil, nuez moscada, sal, pimienta y aceite de oliva.

Para comenzar machacamos el ajo y cortamos en trozos finos la cebolla y el perejil. Lo llevamos a una sartén con un poco de aceite junto con las almendras, la nuez moscada y la sal y dejamos que se doren. A continuación, añadimos los filetes de pez espada y pimienta, bajando un poco el fuego. En último lugar, incorporamos las almejas y el vino. Tapamos y dejamos cocinar durante unos 10 minutos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *