Entre la variedad de mariscos congelados, existen dos frutos del mar codiciados por los paladares más exigentes, el langostino y la gamba. Ambos crustáceos pueden dar lugar a equívocos, así que, hoy despejamos dudas y te explicamos cuál es la principal diferencia entre gamba y langostino. ¿Preparado?

Diferencia entre gamba y langostino Congelados Apolo

Tanto el langostino como la gamba son pequeños decápodos (diez patas) de cuerpo alargado que abundan en el mar y en los fondos arenosos de la desembocadura de los ríos. De carne ligera, suave y sabrosa, tienen un alto valor nutricional y se adaptan perfectamente a una dieta sana y saludable. Aportan yodo, hierro, calcio y vitaminas A, B, D, E y K. Por lo tanto, no hay duda, son un gran manjar tanto cocinados a la plancha como en ensaladas, guisos y arroces o como acompañamiento a un buen plato de pasta italiana.

¿Cómo diferenciarlos con facilidad?

La principal diferencia entre la gamba y el langostino está tanto en su color como en su tamaño. Así, mientras el langostino presenta un tono rosa más pálido -casi blanquecino- con rayas marrones, la gamba tiende a ser de color más intenso y anaranjado (incluso roja). Además, los langostinos pueden alcanzar unos 20 centímetros, mientras que la gamba es más estilizada y no sobrepasa de entre los 6 y 10 centímetros (a excepción de la gamba roja y el gambón, de mayor tamaño). Por último, notaremos enseguida que la carne del langostino es más corpulenta y menos tierna respecto a la de la gamba.

Consumir marisco congelado

Tanto las gambas como los langostinos son dos de los mariscos más apreciados y demandados no solo en nuestro país, sino en todo el mundo. Con ellos, podrás elaborar sabrosas recetas tanto para fechas señaladas como a diario. Para ello, te recomendamos consumir gambas y langostinos congelados. De este modo, podrás tenerlos siempre a mano y disfrutar de su extensa gastronomía de forma asequible y sencilla.

Así, podrás degustar estupendas ensaladillas de langostinos, calabacín, patata, aceitunas, huevo y mahonesa. O, si prefieres un plato caliente, sorprende a los tuyos con unos estupendos raviolis caseros de langostinos y eneldo con salsa carbonara.

¿Y con las gambas congeladas? Pues con poco esfuerzo, podrás preparar un exquisito cóctel de gambas, lechuga, aguacate, gajos de naranja y salsa rosa.

Por último, solo nos queda darte un pequeño consejo: descongela varias horas antes en la nevera, no al aire libre. Disfrutarás de toda su textura y sabor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *