Beneficios del pescado para embarazadasNo solamente lo decimos nosotros, sino que son muchos los estudios que confirman los múltiples beneficios del pescado para las embarazadas, sobre todo durante el primer trimestre. Por eso, si estás en esta etapa tan feliz de tu vida, sigue leyendo. Te contamos por qué debes comer pescado si estás embarazada y qué ventajas conseguirás incluyendo esta saludable práctica a tu rutina diaria.

El pescado es una excelente fuente de proteínas, vitaminas y minerales: hierro, calcio, fósforo, vitaminas A, B, D, E, cinc. Y eso no es todo, porque los frutos del mar -sobre todo el pescado azul- son especialmente ricos en ácido omega 3 y yodo, necesarios para el desarrollo de tu bebé. Además, te ayudarán a protegerle frente a ciertas patologías como el raquitismo (por su aporte de vitamina D) o el autismo.

¿Aún dudas de sus beneficios? Pues adelante, porque está demostrado que comer pescado entre 3 y 4 veces por semana durante el embarazo, aumenta el desarrollo cognitivo y visual del bebé. Incluso hay otros estudios, como el publicado por Obstetrics & Gynecology, que asocian el consumo de pescado con la reducción de partos prematuros. Y, si es congelado, mucho mejor ya que conserva intactas todas sus características nutricionales y presenta mayores condiciones de higiene. Además, ya viene limpio -sin espinas-, troceado y listo para cocinar por lo que te resultará una alternativa realmente práctica.

Por lo tanto, no dudes en comer pescado si estás embarazada, excepto el que se encuentre crudo o semicrudo. Recurre a exquisitas recetas a base de salmón, merluza, bacalao, lenguado o atún. A la vez que proteges el desarrollo neurológico de tu bebé, cuidarás tu línea ya que, por norma general, el pescado contiene muy pocas calorías.

No hay duda, si la alimentación es un factor fundamental a lo largo de nuestra vida, aún lo es más durante el embarazo y la lactancia. Añade el pescado a tu lista de la compra, opta por aquellos que más te gusten y disfruta en la mesa. Combínalo con todo tipo de verduras -como espinacas- y pasta integral. Horneado, a la plancha o en ensaladas. Junto a una dieta equilibrada y rica en cereales integrales, fibra y fruta conseguirás lucir una salud de hierro y protegerás a tu bebé desde el primer momento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *