congelados apolo

Apolo dispone de una flota de camiones equipada para el transporte de sus congelados.

Desde hace años los congelados forman parte de la cesta diaria de compra. Desterrados los falsos mitos sobre estos productos, la confianza en sus garantías ha crecido con el tiempo entre los consumidores. Y es que los congelados no solo permiten preservar los alimentos sin necesidad de conservantes o colorantes químicos. Ahorran tiempo, esfuerzo y dinero en la cocina. Estas ventajas los han convertido en un alimento indispensable en el hogar.

Para que los congelados lleguen al consumidor final en estado óptimo es necesario mantener la cadena del frío en todas sus etapas. Desde el procesamiento y envasado de los productos, pasando por su almacenaje, carga, descarga y transporte hasta llegar a su exposición en las secciones de congelados de los supermercados. La ruptura de la cadena de frío en cualquiera de estos eslabones puede deteriorar el producto, provocando la pérdida de sus cualidades nutricionales y organolépticas (textura, sabor, olor y color) y poniendo en peligro la seguridad alimentaria por el desarrollo de microorganismos.

congelados apolo

En Congelados Apolo, como ya hemos explicado en alguna ocasión, se aplican estrictos controles de calidad para el mantenimiento de la cadena del frío en las distintas fases de elaboración, envasado y almacenamiento de los productos, que se conservan entre los -20 y -22º. Este escrupuloso control se extiende a la cadena de distribución, ya que de la adecuada logística de estas mercancías dependerá su óptimo estado en los expositores de los comercios.

Dada la importancia del transporte, recordamos algunas de las advertencias que la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) recomienda tener en cuenta para el traslado de congelados al objeto de conservar su calidad nutricional, sensorial e higiénico sanitaria:

1. Vehículo acondicionado para el transporte de congelados. Aunque parezca obvio, el primer consejo pasa por disponer de un vehículo o camión acondicionado y en estado óptimo para el transporte de congelados. No está de más que la superficie interior de su cámara resulte fácil de limpiar y desinfectar. Se recomienda, además, que esté provisto de instrumentos para medir la temperatura en las zonas donde se concentra más calor. Estos dispositivos deben situarse en un lugar visible que posibilite al transportista controlar su lectura desde su asiento. El cierre de estos vehículos y su sistema de ventilación y circulación de aire deben impedir, por otra parte, que se deposite suciedad a la hora de transportar estos productos.

2. Pre-enfriamiento del vehículo. Es necesario preenfriar la cámara del vehículo a una temperatura más baja y próxima a la del producto antes de su carga para evitar que se rompa la cadena del frío durante su traslado.

3. Puertas cerradas. Las puertas del camión se deben mantener abiertas el mínimo tiempo indispensable. Del mismo modo, la carga y descarga debe llevarse a cabo con la mayor celeridad posible.

4. Del vehículo a la cámara. A la hora de descargar la mercancía, debe pasar del vehículo a la cámara de almacenamiento inmediatamente, donde se mantendrá a las temperaturas bajo cero indicadas para cada tipo de congelado.

5. Ficha de carga y descarga. Es deseable cumplimentar en los puntos de origen y destino la ficha de carga y descarga en la que se anota el control de temperatura del producto y las zonas donde se ubican.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *