La congelación de los alimentos no sólo conlleva un ahorro importante de dinero y tiempo, una de sus principales virtudes es que consigue conservar el producto durante largos periodos sin que apenas se vea afectado.

A pesar de la crisis, las cifras sobre el consumo de productos congelados indican que el sector se ha mantenido: un 99% de los hogares españoles compra alimentos congelados y siete de cada diez lo consumen al menos una vez a la semana.

Los alimentos congelados no necesitan conservantes ni colorantes, ya que las temperaturas bajo cero ( -18ºC) a las que se mantienen imposibilitan la proliferación de microorganismos y patógenos. Una vez sometido el producto a una disminución de temperatura se produce la congelación del agua con lo que se aumenta su vida útil.

Como recuerda esta guía de una campaña específica para el pescado congelado del Ministerio de Agricultura, la ultracongelación es el único sistema de conservación que permite recuperar, en el momento de su uso, las características originarias del producto.

comprar bacalao

Lomo de bacalao Jumbo

Este tipo de congelación de alimentos alcanza temperaturas mucho más extremas que esos -18ºC que podemos alcanzar con los congeladores de casa. La técnica de la ultracongelación garantiza un 100% del contenido nutricional, según los expertos. Los alimentos se congelan a -40ºC y lo más rápido posible sin perder sus propiedades nutricionales ni sus cualidades organolépticas (sabor, textura, color y olor).

En muchas ocasiones, el producto ultracongelado puede ofrecer incluso mayor calidad nutricional que el fresco, ya que se ha procedido a congelarlo en el momento de la recolección o de la pesca.

En Apolo se lleva a cabo el proceso de congelación con tecnología punta en la industria del sector y estrictos controles de calidad, lo que permite conservar intactas las propiedades organolépticas (sabor, extura y aspecto) de los pescados y mariscos que elabora y preparara la compañía lojeña una vez descongelados. Por lo mismo la calidad de sus productos se ha convertido en baluarte de la firma, líder andaluza en la industria del congelado.

Fases de la curva de congelación

La cristalización del agua que contiene el alimento ocurre de forma paulatina, según la información que nos ofrece este estudio sobre los últimos avances en la tecnología de la congelación:

–  Etapa de preenfriamiento: la temperatura del alimento se reduce paulatinamente desde su valor inicial (T0) hasta alcanzar el punto de congelación (Tc) para seguir disminuyendo sin que se produzca cambio de estado en el producto.

–  Nucleación: de forma espontánea se produce una cierta cantidad de núcleos de hielo que provocan que la temperatura se eleve hasta alcanzar su punto de congelación debido al calor latente desprendido

Congelación: tras la nucleación la temperatura del alimento se mantiene estable y forma lo que se llama plato de congelación, hasta que toda el agua disponible se ha convertido en hielo.

Verduras, carnes y pescados congelados

En el caso de las verduras, la congelación permite mantener el sabor y las vitaminas y nutrientes como si éstas acabasen de salir del huerto. Además, el hecho de que en la mayoría de los casos hayan sido envasadas limpias y cortadas facilita la tarea en casa a la hora de consumirlas.

Los pescados congelados también ofrecen múltiples ventajas, como el hecho de que en el proceso haya sido antes limpiado y troceado sin desperdicios. Y gracias al congelado industrial mantienen sus cualidades nutricionales y su sabor intactos. Lo mismo sucede con la carne congelada, ya sea de vacuno o de ave.

Son muchas las ventajas de la congelación de los alimentos, un mercado que crece más cada día.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *