Este sábado 24 de Junio más de 1000 personas asistieron a un hito histórico dentro de nuestra empresa. Estamos encantados de traeros la crónica de la inauguración de las nuevas instalaciones de Congelados Apolo. Nuestros agradecimientos a todo aquel que se pasó por el recinto del polígono del Manzanil II para disfrutar con nosotros.

Las instalaciones

El Polígono Manzanil II, que cuenta con salida a la autovía A-92, vio cómo nuestra empresa abría sus nuevas instalaciones allí este sábado. Durante estos próximos días, el área logística y de administración de Congelados Apolo se trasladará a las nuevas instalaciones. Unas instalaciones que están en una primera fase de desarrollo y en las que contamos con 5.000 m² de los cuales 1500 m² están dedicados a una cámara frigorífica de 22.000 m³ con capacidad para 3 millones de kilos de producto, lo que significan el almacenamiento de 5.000 palés.

Emotivos discursos

En un acto como este siempre existen unas palabras que dedicar a la gente que ha venido a vivir tu fiesta. En nuestro caso no pudieron ser otras que de agradecimiento. Dar gracias a Dios, gracias a todos los que vinieron a disfrutar con nosotros de ese día tan especial y gracias a clientes, proveedores y amigos que hicieron tantos kilómetros para disfrutar de este día con nosotros. El párroco Juan Carlos Moreno, de la Iglesia de San Gabriel, fue el encargado de tomar el micro en primer lugar para dirigirse al público. En su intervención bendijo las instalaciones.

Don Manuel Alcaide, gerente de compras de la empresa, agradeció a todos los que forman Apolo su esfuerzo. Se habló también de que se asistía a una primera fase del proyecto. Las nuevas instalaciones, ubicadas en el polígono de Manzanil II cuentan con la posibilidad de ampliarse para un futuro, ya que la empresa cuenta con un total de 17.000 m², de los que en estos momentos sólo se han construido 5.000 m².

El máximo representante del Excmo. Ayuntamiento de Loja, Joaquín Camacho, alcalde de la ciudad, subrayó que Congelados Apolo es también muy importante para la ciudad. Agradeció la creación de empleo sin olvidarse del tema humano. Colocó a Congelados Apolo como un modelo de empresa ejemplar en la ciudad que veía “cómo tiene empresas que prosperan desde cero con los valores de esas empresas familiares que comienzan desde abajo y que con esfuerzo, dedicación, honradez y humildad se puede conseguir llegar a lo más alto”.

La que más tiene que decir acerca de la empresa es Doña Ana Ávila, que emprendió con Don Apolonio Alcaide, su marido, este proyecto en 1963. Y fue hacia él que quiso orientar su discurso. Nos hizo ver que estaba viviendo, por parte de los dos, sueños cumplidos que no se quedaban en eso, que había que seguir trabajando para continuar creando empleo.

Para el que no tuvo la oportunidad de vivir tan emotivo día para nosotros y el que con cariño lo recuerde, puede ver el vídeo del evento.

 

Nueva casa, misma familia

Por mucho que una persona pueda triunfar en la vida lo que la hace buena son sus valores. De igual manera, lo que hace grande a nuestra empresa no es nuestro éxito, somos nosotros. Nuestros valores, nuestra gente y todo lo que compartimos. El tiempo puede pasar por nosotros, por generaciones que vengan a suceder la nuestra. Podemos hacer una casa más grande para que seamos más. Y todavía más. La familia crecerá, cambiará el mundo y lo que somos. Sin embargo, por mucho que pase el tiempo lo que realmente nos define nunca cambiará. Nuestro trabajo, nuestro amor hacia los nuestros, son lo que nos han hecho llegar a la cima.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *