El marisco se encuentra entre las delicias del mar más codiciadas del mercado. Este manjar, con arraigo en la gastronomía española, se convierte en protagonista culinario e invitado de excepción a la mesa en fechas festivas como la Navidad.

También durante el verano triunfa en las cartas y menús de terrazas y chiringuitos. Paellas, coquinas, almejas, pulpo,  navajas y mejillones destacan entre las variedades más reclamadas durante la época estival, cuando también las mariscadas, los platos de langostinos o gambas resultan acompañantes de excepción, principalmente en zonas costeras.

comprar marisco congelado

Como bien sabéis, entre sus variedades se pueden diferenciar los crustáceos, es decir, aquellos que poseen caparazón, como las gambas, los langostinos o las cigalas; y los moluscos, característicos por su concha. Hay quien incluye además los cefalópodos -calamares, sepias, pulpo, pota- en la categoría de marisco.

Cada variedad posee características específicas, pero la mayoría comparte importantes propiedades nutricionales y beneficios más allá de un exquisito sabor, capaz de conquistar los paladares más selectos. Y aunque cualquier excusa en buena para disfrutar de esta delicatessen marina, resumimos cinco ventajas de su consumo:

1. Fuente de Omega 3

Las proteínas de los mariscos son de elevado valor biológico (20% por cada 100 gramos), al ser de origen animal y contener aminoácidos esenciales como el Omega 3, muy beneficioso para prevenir enfermedades cardiovasculares.

2. No está reñido con la báscula

Por su bajo contenido graso y calórico -las grasas no llegan al 2% de su composición y concentra menos de 100 Kcal por cada 100 gramos- los mariscos no están reñidos con las dietas. Si quieres cuidar la línea durante el verano sin privarte a la hora de salir de tapas, no lo dudes, elige marisco.

comprar navajas congeladas

3. Contiene importantes valores nutricionales 

Pese a sus reducidas grasas, el marisco es rico en vitaminas y minerales. Así, la mayoría de las variedades contienen en mayor o menor medida vitamina A, ideal para el cuidado de la piel y la vista en verano, vitamina E, antioxidante, y vitaminas del complejo B, entre éstas ácido fólico, beneficioso contra la anemia.

4. Un alimento saludable

Si bien el marisco debe consumirse con mesura si se padece colesterol o hipertensión, por el ácido úrico que contiene, en líneas generales se trata de un alimento beneficioso para la salud por sus propiedades nutricionales. Por su alto valor proteico y sus minerales, se recomienda entre deportistas ya que mejora el funcionamiento del sistema nervioso y muscular. Además, como ya hemos comentado, previene problemas cardíacos por su contenido en grasas poliinsaturadas Omega 3.

como cocer marisco

Entre los minerales presentes en el marisco destacan el potasio (muy importante para los músculos y el sistema nervioso, así como para la regulación del agua en el organismo), el sodio (también esencial para regular el líquido en el cuerpo), el yodo (que además de prevenir el bocio o hipotiroidismo es necesario para el metabolismo), el magnesio (que fortalece los huesos, al ayudar a fijar el calcio, combate la diabetes y contrarresta el insomnio, el estrés y la depresión, ya que ayuda a regular la serotonina, sustancia de la que depende el estado de ánimo) y el zinc, que favorece el sistema inmune previniendo infecciones, mejora la fertilidad, tanto femenina como masculina, favorece la capacidad cognitiva y ayuda a absorber nutrientes, entre otros beneficios.

Determinadas variedades como las almejas son ricas en hierro y otras como los langostinos sobresalen por su contenido en calcio. También las hay célebres por sus propiedades afrodisíacas. Las ostras, entre éstas.

5. Un manjar gastronómico

El marisco protagoniza un sinfín de recetas. Tanto la cocina tradicional como la más vanguardista incluyen este producto entre sus platos. Ya sea cocido, frito, a la plancha, con distintas salsas… el potencial culinario de estos frutos del mar, solos o acompañados, es de sobra conocido. Y su sabor celebrado como pocos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *