Pequeños desnutridos sin nada que llevarse a la boca, personas enfermas sin tratamiento médico por falta de medios para desplazarse, chabolas semiderruidas como único ‘hogar’… es la desoladora realidad que sufre la mayoría de la población de Colombia, donde 20 millones de personas malviven en la pobreza y siete millones subsisten en la indigencia más extrema.

Para contribuir a paliar esta cruda situación, Congelados Apolo ha renovado su acuerdo de colaboración social con Océanos, una de sus empresas distribuidoras en este país. En virtud de su convenio solidario, Apolo destina el 0,6% de las ventas a la compañía colombiana, que promueve distintos proyectos humanitarios en poblaciones cercanas a su fábrica a través de la Fundación Probeso (Proyecto de Beneficio Social). Las iniciativas inciden en el desarrollo de la zona a través de cultivos piscícolas, la mejora de la vivienda de sus trabajadores, la salud de la comunidad o la nutrición y la educación de los pequeños como principales pilares.

Desde su fundación, hace algo más de 50 años, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) está muy presente en la filosofía de Congelados Apolo. La empresa, que apostó por la calidad y la innovación como garantes cuando los productos congelados aún eran desconocidos en España -entonces muchos se preguntaban que era aquello de “los pescados tiesos” para referirse a estos alimentos- comparte la firme convicción de que “crear un negocio fuerte y construir un mundo mejor no son metas contradictorias”, como defendía William Clay Ford Jr. Más bien al contrario. Ambos objetivos deben ir de la mano. No habrá mañana si los beneficios solo se miden en términos monetarios, dejando al margen la necesaria mejora de la sociedad. Es responsabilidad de todos -en la medida de sus posibilidades- contribuir a construir un futuro más justo.

Convencida de esta máxima, la compañía granadina ha cerrado acuerdos de colaboración social con empresas proveedores en distintos puntos del mundo, entre éstas Océanos.

Gracias a esta iniciativa en 2015 se sigue trabajando en el programa de la Planta de Soya, en Colombia, que beneficia aproximadamente a 400 niños en la comunidad de Puerto Badel, una zona muy deprimida del país, disminuyendo el índice de desnutrición gracias a las propiedades y a la alta calidad nutricional que aporta el pescado y marisco entre la población infantil.

congelados apolo

Entrega de electrodomésticos y menaje de cocina al comedor infantil del colegio de Puerto Badel.

Con esta misma idea, se ha dotado del equipamiento necesario el comedor infantil de la Institución Educativa de Puerto Badel. En 2015 está previsto reformar parte de este centro escolar para acondicionar sus instalaciones.

El convenio de colaboración de Apolo con Océanos y Probeso trata de mejorar la calidad de vida de la zona con una iniciativa paralela relacionada con el acceso a la Sanidad. Con este objetivo se ha puesto a disposición de la comunidad una ambulancia que permite trasladar a los enfermos. En 2014 el vehículo realizó 42 desplazamientos que facilitaron la atención de estos casos de emergencias.

mariscos apolo

Ambulancia puesta a disposición de la comunidad de la zona.

Además de la Educación, la Nutrición y la Sanidad como pilares universales, el convenio incide de forma paralela en la mejora de la vivienda de los trabajadores de Océanos. Las familias empleadas en la compañía con problemas de infravivienda, bien por las condiciones climáticas de la zona o por su falta de mantenimiento, pueden optar a un hogar digno gracias a este proyecto de rehabilitación, que contempla materiales, mano de obra y asesoría para la reforma de los inmuebles deteriorados.

congelados apolo

Programa de rehabilitación de viviendas de trabajadores de Océanos.

Una de las piedras angulares del acuerdo de colaboración con Colombia contempla, además, el desarrollo de la zona a través de proyectos piscícolas que generen ingresos complementarios. Así, en las poblaciones de Recreo y Leticia se promueve un proyecto de cultivo de camarón para implementar nuevas fuentes de ingresos. Océanos financia el suministro de los insumos propios del cultivo y posteriormente compra la producción total de camarón. Esta iniciativa cuenta con asesoría técnica especializada, que garantiza una adecuada producción y calidad del producto.

congelados apolo

Cultivo de camarón en Recreo y Leticia.

Ante los efectos positivos de este programa, Apolo, líder del sector del congelado en Andalucía, ha renovado este 2015 su acuerdo de colaboración con Océanos. De esta forma la compañía granadina, con sede en Loja, trata de contribuir a mejorar, en la medida de lo posible, la calidad de vida en aquellos puntos del mundo donde opera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *