normas de etiquetado europeas

Apolo ya ha adaptado el etiquetado de sus productos a las normas europeas.

El etiquetado es la forma en que los productores se comunican con los consumidores. Por eso, incluir toda la información sobre los nutrientes y la procedencia de los alimentos, entre otros datos, es vital para que podamos elegir bien lo que comemos.

La normativa que rige la industria alimentaria en el etiquetado de productos desde 2014 hace posible que se imponga la armonía en la producción agronómica y la actividad pesquera de todos los países de la Unión Europea.

Y estas normas se aplican en ámbitos tan diferentes como la calidad de los productos, el envasado, la seguridad alimentaria y la información facilitada al consumidor en las comunicaciones comerciales y en el etiquetado.

etiquetado

Filetes de caella sin piel.

Congelados Apolo ya ha adaptado su etiquetado a las nuevas normas europeas. Para una empresa pionera en el sector del congelado, especializada además en pescados y mariscos, es fundamental que así sea.

Según un estudio del Observatorio de Consumo y Distribución Alimentaria, los consumidores se fijan principalmente en el etiquetado de carnes envasadas, productos congelados, huevos y lácteos, por este orden.

El nuevo etiquetado debe incluir los siguientes campos obligatorios. Los enumeramos para haceros más fácil la comprensión del nuevo etiquetado:

1. Se establece una información nutricional obligatoria.

En la mayoría de productos envasados debe aparecer la composición de grupos de nutrientes: grasas totales y saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.

Y el valor energético por 100 gramos o 100 mililitros.

2. Mayor claridad y legibilidad.

Han de cumplirse unas normas sobre el tamaño de la letra (se establece un tamaño mínimo de fuente para la información obligatoria de 1,2 milímetros) y lugar de ubicación de la información.

3. Tiene que aparecer el país de origen.

Antes sólo era obligatorio para la carne fresca de vacuno, las frutas y las verduras, la miel o el aceite de oliva.

 4. La información sobre alérgenos es obligatoria.

Además debe destacarse mediante una composición tipográfica distinta del resto de la lista de ingredientes.

Cumplir estas normas es tarea de todos, ya que redunda en un beneficio para el consumidor.

En el caso de Apolo, empresa para la que la calidad se ha convertido en su principal distintivo, este aspecto es primordial. El etiquetado añade un valor a sus productos al facilitar toda la información necesaria sobre el tratamiento de congelación, fundamental para que el pescado y marisco que llega a la mesa de los consumidores mantenga todas sus propiedades.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *