Su especial cocción y la calidad de la materia prima han consagrado el pulpo cocido de Congelados Apolo como uno de los productos más demandados de la compañía granadina, que elabora y envasa alrededor de 150.000 kilos al año de este exquisito octópodo para su comercialización en distintos formatos.

La empresa, líder del sector del congelado en Andalucía, cuenta con un cocedero de pulpo especialmente diseñado para ablandar la carne de este molusco cefalópodo hasta conseguir una textura y sabor óptimos. No en vano, de su adecuada cocción depende en gran medida que este manjar conquiste los paladares. Y buena parte de la receta del éxito del pulpo congelado de Apolo, muy demandado por el sector de la hostelería y la restauración, así como para su distribución en distintas cadenas de supermercados, se debe a su cochura profesional con ese punto único, propio de las mejores ‘pulpeiras’ gallegas.

La firma importa su pulpo de Marruecos, considerado como uno de los mejores del mundo por su tierna y deliciosa carne. Para su preparación emplea técnicas de última generación en la industria del congelado y estrictos controles de seguridad que permiten conservar las propiedades y sabor intactos, apartando del camino de la alimentación conservantes y colorantes.

Aunque el pulpo congelado Apolo se distribuye en todo el territorio español, es especialmente apreciado en Barcelona, Levante, Alicante y Andalucía, comunidades donde despuntan las ventas de este producto.

Patas de Pulpo ApoloCongelados Apolo comercializa distintos formatos de pulpo en flor, así como sus deliciosas patas:

  • Pulpo cocido en flor de un kilo a kilo y medio o de kilo y medio a dos kilos.
  • Pata de pulpo cocida y envasada al vacío en tamaños grande (de más de 150 gramos a 225 gramos) y extra grande  (con más de 225 gramos). Está disponible con este mismo peso de la Serie Oro, etiqueta que distingue la calidad extra de los productos Apolo.
  • Pata de pulpo cocido en bandejas mixtas -bien con patas G, de más de 150 gramos a 225 gramos, bien con patas GG, que superan los 225 gramos. Los mismos formatos están disponibles de la Serie Oro.

Propiedades del pulpo

El consumo de pulpo se remonta a la Antigüedad. Su carne ya era muy apreciada en Grecia y Roma. Hoy día este octópodo sigue formando parte de la tradición culinaria Mediterránea, así como de la de Corea y Japón, aunque su consumo está extendido en todo el mundo. En España forma parte de las señas de identidad gastronómica de Galicia, donde este alimento con arraigo protagoniza fiestas y platos que han traspasado fronteras, como el pulpo a la gallega o el pulpo a feira.

Entre las propiedades del pulpo destacan su bajo contenido en grasas y calorías, lo que lo convierte en el aliado ideal para hacer frente a la báscula con una dieta sana y equilibrada.

El alto contenido proteico del pulpo ayuda al buen mantenimiento de la piel, los músculos, el cabello y las uñas. Este alimento es rico además en taurina, que reduce el colesterol, ayuda a desintoxicar el organismo y a combatir la diabetes, así como los desórdenes metabólicos en el hígado.

Sus aminoácidos y polisacáridos son beneficiosas, asimismo, a prevenir enfermedades como la depresión.

El pulpo contiene, por otra parte, vitamina A, que actúa ante las infecciones y propicia la creación de anticuerpos, el crecimiento óseo y la fertilidad, entre otras muchas funciones. Es fuente, asimismo, de vitaminas del grupo B, como la B1, B2, B6, B12, relacionadas con el metabolismo celular, así como yodo, calcio o hierro, entre otros minerales.

Curiosidades sobre el pulpo

  • Son inteligentes

Aunque en el reino marino los delfines acaparan el protagonismo por su inteligencia, retratada tanto en documentales como por la ficción -¿Quién no recuerda la Guía del autoestopista galáctico?- los pulpos destacan entre los invertebrados por este aspecto. Más allá del marketing asociado al ya difunto Paul, con supuestas capacidades adivinatorias, o Rambo, el octópodo fotógrafo de Sony, lo cierto es que este animal es capaz de memorizar patrones, sortear obstáculos y resolver problemas. Basta verlo en acción cuando lo aprisionan en un frasco con tapa de rosca.

  • Huelen a través de sus tentáculos

Las alrededor de 1.600 ventosas que recorren los tentáculos del pulpo contienen su sentido del olfato, además de su tacto.

  • Poseen tres corazones… ¡y sangre azul!

Además de contar con tres corazones en su cabeza, pueden presumir de sangre azul, ya que en lugar de hemoglobina utilizan hemocianina para transportar el oxígeno, con una coloración azulada.

  • Pueden imitar a otras especies marinas

El Latre de los pulpos -el pulpo imitador (Thaumoctopus mimicus)- es capaz de imitar la forma y movimiento de más de 15 especies diferentes. Esta estrategia le permite ahuyentar depredadores haciéndose pasar por animales venenosos como la serpiente marina.

  • Existen más de 300 especies

Se han documentado más de 300 variedades de pulpo. Una larga lista en la que se encuentran desde el pulpo gigante del Pacífico, que alcanza un peso de 150 kilos, al pulpo pigmeo del Atlántico, cuya estatura máxima no sobrepasa los 9 centímetros. Sus destrezas varían en función de la especie: algunos utilizan herramientas para defenderse de depredadores, otros son capaces de sobrevivir a más de 2.000 metros de profundidad…

  • Pueden poner hasta 100.000 huevos

Aunque su número varía en función de la especie. Además, la madre muere para asegurar la supervivencia de sus futuros pulpitos. Desde la puesta hasta su nacimiento dejan de comer para cuidarlos las 24 horas. Una vez eclosionan, la hembra muere.

  • Los houdini del mar

La ausencia de esqueleto -interno o externo- hace del pulpo uno de los mejores contorsionistas del mar. De hecho, son capaces de penetrar prácticamente por cualquier oquedad para escapar de sus depredadores. Sobresale por sus dotes como escapista el conocido como ‘pulpo houdini’.

  • Expertos en camuflaje

Los pulpos pueden mimetizarse con el entorno para pasar desapercibidos ante posibles depredadores.

  • Se pueden automutilar un tentáculo para escapar

Al igual que los lagartos se desprenden de su cola para huir del peligro, cuando ni la tinta, el camuflaje o el escapismo funcionan, el pulpo es capaz de deshacerse de uno de sus tentáculos para despistar a posibles depredadores. Más curiosidades sobre este extraordinario animal, en Fordivers.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *