Con los meses de verano llega la temporada por excelencia de los helados para hostelería. Conservar en condiciones óptimas estos refrescantes y dulces postres para proteger sus cualidades -como textura, sabor o punto de frío óptimos- así como sus propiedades nutritivas resulta esencial, sobre todo en estas fechas, cuando las altas temperaturas obligan a prestar especial cuidado en la preservación de los alimentos.

helados para hostelería

Sorbete de mango Casty.

Un correcto mantenimiento de los helados para hostelería evitará pérdidas del producto, así como una disminución de su calidad, algo que el sector de la restauración no puede ni debe permitirse. Lo más importante, en esta línea, pasa por no romper la cadena de frío hasta que el helado llegue al consumidor final.

Esta sencilla guía os ayudará a conservar en condiciones óptimas este producto que, como sabéis, incluimos en la carta de Mariscos Apolo -y este mes entre nuestras ofertas orientadas a los más golosos.

helados para repostería

Tarta al whisky Casty.

El primer paso para preservar el helado consiste en mantener una refrigeración adecuada durante su comercialización, respetando los rangos de temperatura necesarios -entre -18ºC y -20ºC. De lo contrario, el producto se derretirá y, cuando se vuelva a congelar, perderá su consistencia y cremosidad, formando cristales de hielo en su interior con los que sabor y calidad desaparecerán de inmediato.

Para mantener la temperatura adecuada es de vital importancia la revisión y limpieza periódicos de las cámaras frigoríficas. Se evita así la formación de hielo en las paredes laterales de los aparatos. Su aparición, como ya sabréis, bloquea la salida del gas producido por las placas, responsable directo de que el equipo enfríe correctamente cuando fluye sin problemas.
Helados para hostelería

También se debe evitar colocar los helados cerca de productos como pescados o carnes, sobre todo si ya no están envasados al vacío, como las tartas y barras heladas o helados a granel de los que se sirven porciones como postre frío. Y es que este alimento suele comportarse como un ‘imán de olores’, con lo que de inmediato toma el sabor de los productos próximos. Por lo mismo recomendemos utilizar una vitrina o congelador exclusivo para los helados.

helados para repostería

Tarrina de Turrón Casty.

En el caso especial de los helados a granel y tartas heladas, se debe prestar especial cuidado a la hora de servirlos. Estos productos deben permanecer el mínimo tiempo posible fuera del congelador -lo justo para extraer la ración oportuna. Para hacerlo correctamente se debe raspar de manera uniforme el producto, sin crear huecos al hacerlo ni apretar en exceso la espátula, ya que se puede dañar así su textura.

Siguiendo estos sencillos pasos podréis mantener de forma adecuada los helados, un producto imprescindible en toda carta de postres. No en vano se trata de un alimento muy demandado en los negocios de restauración que, además, resulta muy socorrido: a granel, permite numerosas combinaciones para crear distintos postres y copas helados. También su versión individual -ya sea en cono, palo o tarrina- permite cerrar con un dulce -y refrescante- punto y final la comida. Y es que pocos pueden resistirse a un helado para ponerle sabor al verano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *